Convocatoria de artículos para el número especial de Comma sobre "Archivos y cambio climático"

Aumento de las temperaturas, cambio de zonas climáticas, fenómenos meteorológicos extremos: el cambio climático supone una gran amenaza para los seres humanos y los ecosistemas. Junto con otros muchos sectores sociales e institucionales, los archivos y archivistas también se ven amenazados por estos cambios. Sólo podrán salvaguardar el patrimonio documental de la humanidad a largo plazo si se detiene el calentamiento global y se invierte el aumento de las temperaturas. No es posible seguir como hasta ahora, ni siquiera para los archivistas. 

Los profesionales del sector archivístico también deben poner de su parte para combatir el cambio climático y evitar las emisiones perjudiciales para el clima. Los edificios energéticamente eficientes y el uso de energías renovables y de materiales naturales y reutilizables contribuyen a la protección del clima. Las instalaciones técnicas y las normas profesionales deben promover la sostenibilidad. Los "archivos verdes" funcionan en armonía con los requisitos ecológicos, actúan con conciencia climática y conservando los recursos, y reducen su huella de carbono. 

En sus tareas principales, como la evaluación y selección de materiales para su conservación y acceso a largo plazo, los archivistas también pueden salvaguardar la información relevante sobre el clima y el medio ambiente. Las generaciones futuras deben poder investigar las causas, las consecuencias y la mitigación (ojalá exitosa) del cambio climático. Los archivos que documentan el clima pueden ponerse específicamente a disposición de la investigación sobre la historia del medio ambiente. Las causas y consecuencias históricas de la contaminación ambiental y el cambio climático pueden ilustrarse mediante exposiciones, conferencias y actividades virtuales.  

Al mismo tiempo, es importante adaptar los archivos al cambio climático y prever las catástrofes. Las inundaciones, los incendios o las tormentas extremas pueden dañar o destruir los archivos y sus fondos. El cambio de las zonas climáticas también significa que pueden aparecer nuevas especies animales y microorganismos que pongan en peligro los materiales de archivo. Los posibles cambios y peligros difieren de una región a otra. En casos extremos, hay que trasladar los archivos y asegurar sus documentos en otro lugar. La cooperación nacional e internacional puede ayudar en este sentido. 

Para profundizar en estos importantes temas, la revista Comma del Consejo Internacional de Archivos invita a presentar propuestas para un número especial dedicado al tema "Archivos y cambio climático". Invitamos a quienes estén interesados a que presenten sus contribuciones sobre cómo los profesionales de este sector ubicados en diferentes puntos del mundo se enfrentan a los retos del cambio climático y así compartir ejemplos que puedan implementarse también en otras regiones.   

  

Las propuestas de textos con un breve resumen deben enviarse antes del 28 de febrero de 2022, al editor especial de este número, Frans Smit, al correo electrónico comma@ica.org.    

Los artículos pueden tener un máximo de 6.000 palabras. Comma acepta contribuciones en cualquiera de los siete idiomas de la revista: alemán, árabe, chino, español, francés, inglés y ruso. Las directrices para la presentación de artículos pueden encontrarse en inglés y francés.